Primer Laboratorio de Innovación Ambiental Territorial para la Paz – Inno Lab

Líderes de todas las regiones de Colombia se reunieron del 21 al 25 de mayo en Montería para la primera versión del Laboratorio de Innovación Ambiental Territorial para la Paz -Inno Lab. Más de 50 personas de los diferentes programas de desarrollo y paz de la Redprodepaz y sus redes de pobladores hicieron parte de esta apuesta de la Comisión de Territorio y Ambiente para generar un espacio de innovación y aprendizaje en el que a través de la co-creación y el intercambio de experiencias se logre orquestar el cambio en los territorios.

Como parte de la Comisión de Territorio y Ambiente de la Redprodepaz el Grupo E3, la Universidad Santo Tomás y el Instituto Von Humboldt se unieron para estructurar un ejercicio inspirador en el que se generen prototipos de innovación que respondan a las necesidades de las comunidades en los territorios. Los temas de biodiversidad, ética, derecho ambiental, gobernanza y nuevas economías sirvieron como inspiración para buscar soluciones comunes a través de metodologías de co-creación, innovación pedagógica y design thinking.

El propósito fue buscar nuevas preguntas y de ver de forma diferente los problemas ambientales del país, se quiso romper el círculo vicioso de las mismas preguntas y respuestas que no han proporcionado soluciones a los retos planteados. El motor de la inspiración fue la interacción con la una organización comunitaria ASPROCIG, que cuenta con más de 32.000 asociados y tiene presencia en 9 municipios del bajo Sinú, en los cuales trabaja en una propuesta de desarrollo rural territorial con enfoque agroecológico. A través del ejemplo de las comunidades organizadas del bajo Sinú, los participantes de Inno Lab relacionaron los insumos académicos y construyeron propuestas de acción como red.

Más de 200 ideas plasmadas en el árbol de la abundancia se concretaron en 6 prototipos de innovación para la gestión ambiental territorial y la construcción de paz en Colombia. Con estos prototipos se apuntó a la transformación de los territorios a través de la construcción de sistemas productivos sostenibles, el arte y la cultura para impulsar la participación, el intercambio de saberes locales y la generación de espacios comunitarios productivos.

Con esta inspiración los líderes de todas las regiones regresaron a sus territorios con el compromiso de seguir trabajando juntos por estos prototipos construidos mediante el trabajo en red durante la primera versión de Inno Lab.