Intercambio de experiencias en mariposas – estrategia de la Alianza Quinchas para la conservación y el fortalecimiento del tejido social

La Serranía de las Quinchas es, después del Chocó, uno de los lugares de mayor riqueza biológica de Colombia. Se considera el último relicto de vegetación típica del Magdalena medio, y se encuentra inscrita dentro del gran bioma del bosque húmedo tropical Magdalena-Caribe. Su alta pluviosidad, importancia hídrica, geomorfología y excepcional variedad en flora y fauna (Corpoboyacá, 2015), hacen de ella uno se los sistemas naturales más importantes del continente latinoamericano.

A pesar de su indudable importancia, ha estado sujeta a una fuerte presión antrópica que ha modificado y mermado su vegetación original. Esta situación ha  impulsado a diferentes instituciones a construir una visión de cambio para el territorio que permita invertir esos procesos y lograr un territorio productivo y sostenible. Trabajando bajo la sombrilla de la Alianza Quinchas, varias instituciones se montaron al vuelo de las mariposas de la Serranía.

Desde el año pasado se ha impulsado un ejercicio de intercambio de experiencias entre las productoras de mariposas de la organización Renacer Verde de Otanche y dos mariposarios en Colombia (Putumayo y Quindío). Esta organización de mujeres que habitan la Serranía de las Quinchas se dedica entre sus actividades a la zoocría de mariposas, y  como aliados de la Alianza Quinchas, le han apostado a la conservación del territorio y fortalecimiento de los lazos comunitarios alrededor de este ecosistema.

En diciembre de 2018 dos representantes de esta organización iniciaron su camino de una semana  hacia el mariposario del Jardín Botánico del Quindío. Allí pudieron profundizar sus conocimientos alrededor del manejo técnico para la zooccría de mariposas y a la vez intercambiar sus saberes con los expertos de esta institución. El conocimiento de las productoras sobre su entorno ecológico, así como los procesos que llevan en la región de Otanche despertaron el interés por parte del Jardín Botánico del Quindío. Es así como el pasado mes de febrero dos expertos emprendieron su viaje hasta el corazón de la Serranía con el propósito de sumarse a esta serie de intercambios de experiencias, y así poder retroalimentar y aprender de las experiencias empíricas existentes en las Quinchas. Bajo el formato de charla -taller, l pudieron compartir con la comunidad sus conocimientos derivados de su experiencia en el mariposario del Quindío e igualmente conocer un poco más sobre la riqueza de este territorio.

El diálogo inició en torno al manejo fitosanitario para la cría de mariposas; se hizo énfasis en  las estrategias  para producir abono orgánico de las plantas hospederas y se intercambiaron formas de desinfección para controlar los enemigos naturales como los virus, bacterias, nematodos y dípteros. Enseguida se compartieron técnicas de crianza de la mariposa monarca, especie con gran potencial de mercado y gran acogida entre las productoras. Esta exposición puso en evidencia la relación del porcentaje de mortalidad con el control del mosquito Taquindio y  con los procesos de desinfección. Mencionaron que el correcto manejo de las condiciones en vivero, acompañado de los procesos de desinfección, es la clave para controlar la mortalidad de la especie.  Para terminar, el Jardín Botánico del Quindío hizo una invitación a impulsar los procesos de  educación ambiental a través de la apropiación de biodiversidad de la región. Recomendaron a los participantes de esta actividad empezar a compartir todo el conocimiento sobre mariposas y toda la vegetación y fauna que las rodea.

Esta visita  pudo afianzar el vínculo con el Jardín Botánico del Quindío como un aliado estratégico de la Alianza Quinchas. Estos insumos prácticos dotaron a estas productoras en métodos para empezar a mejorar los procesos que rodean la zooccría de sus mariposas  y abrió la posibilidad de desarrollar el proyecto Alas de Paz como una iniciativa que permita  fortalecer las acciones de conservación y de fortalecimiento del tejido comunitario para habitantes de ecosistemas estratégicos a través de la zooccría de mariposas.

Como Alianza Quinchas seguimos trabajando para impulsar la Serranía de las Quinchas como un territorio en paz, con un tejido social fortalecido y donde primen las oportunidades productivas sostenibles en armonía con su ecosistema.

Leave a Comment